El partido de fútbol

by Sarivette Ortiz

El partido de fútbol con los estudiantes de la escuela Miguel Ángel Asturias y LWB es en evento que todos esperan: los alumnos con mucha ilusión y LWB con miedo. Antes del gran día hubo oportunidad de practicar un poco en el patio del colegio, los estudiantes ya observaban a quien querían en sus equipos. Llegó el tan esperado-temido día. Estudiantes, profesores y bibliotecarios estaban listos para dar la batalla. A diferencia de otras batallas pronto encontramos que no había un equipo rival, no había un equipo a quien vencer, eran dos equipos dispuestos a darlo todo por compartir y pasar 45 minutos de un partido donde reinaron las risas y los aplausos solo por intentarlo.

Los mismos estudiantes seleccionaban sus compañeros de equipo, incluidos bibliotecarios con poca o ninguna habilidad. A pocos minutos de comenzar el partido un estudiante estrelló todo su talento con el balón en la cara de un bibliotecario: un minuto de silencio seguido por risas y abrazos. Los estudiantes mostraban todo su talento, los bibliotecarios mostraban toda la buena intención de aprender sobre el juego. Los jugadores en defensa se confundían con los delanteros e incluso con los porteros. Pronto te das cuenta que al jugar con el equipo de Miguel Ángel Asturias no hay un equipo rival, todo lo contrario, eran 22 personas en la cancha buscando marcar un gol con un grupo de amigos. Cada portero era un amigo lo que hacía difícil saber dónde realmente debías empujar el balón para marcar.

Los profesores encargados se aseguraban que todos los interesados pudieran jugar. Niños, niñas y bibliotecarios, todos tenían la misma oportunidad de minutos en la cancha porque en este partido de fútbol no se mira la diferencia de edad o de sexo, solo importa compartir.

Luego un estudiante pateó su talento con el balón hasta el hombro de otro bibliotecario: más risas y abrazos. Concluimos que el fútbol es como la vida, un golpe de balón puede detenerte momentáneamente pero no puede quitarte el deseo de seguir jugando. Así regresamos a casa, todos cansados pero con la satisfacción de haber hecho un gran partido, donde no marcamos goles pero si ganamos un grupo de nuevos amigos.

WordPress Themes